¿En qué estamos Pensando?

08/02/2016

 

 

Reflexión

Hoy quiero abordar un tema recurrente en todos nosotros.  En días pasados íbamos a la piscina de pasadías con nuestro hijo Ian. Resulta que ya listos para tomar el ascensor de nuestro hogar, se "cierra" a llover. Un torrencial aguacero con tronadas y relámpagos.


Mi hijo Ian (niño al fin) comenzó entonces a llorar, porque se le había estropeado lo que él entendía sería una bonita tarde.


Cuanto más lloraba más llovía; cuando se desesperaba, los truenos arreciaban y el cielo más oscurecía (como si la naturaleza y el niño estuvieran pulseando).


Cuando desistió, por cansancio, y se ocupó en otra cosa (es decir dejó fluir), sorprendentemente la lluvia, los truenos y rayos incluidos, cesaron ipso facto. Hubo en resto de tarde hermosa y soleada, como si nada hubiera pasado.


De más está decir que finalmente fuimos a la piscina.


Así mismo discurre nuestra vida de adultos: nos aferramos a resultados, queremos las cosas de inmediato; y si no ocurre así, nos llenamos de ansiedad, dudas e impotencia, hasta el agotamiento.


En momentos como esos sería bueno recordar al paciente Job, que aunque "la piña se le puso agria" soportó pacientemente hasta ser resarcido y restablecido (incluso al doble de lo que tenía).


Ignoramos que el más grande pensador (el Maestro Jesús) nos habla de que todo en la vida es un proceso que requiere de un orden establecido para ver su realización: “primero hierba, luego espiga, después grano lleno en la espiga". Marcos 4:28. Creo que más claro de ahí no canta un gallo.


Lo que tememos, lo atraemos con tanta vehemencia, igual que  lo que pedimos devotamente en oración. Como dijera el mismo Job “me ocurrió lo que me más temía”.

Eso es lo que en Unity llamamos la "ley de acción mental". Y es, que el Universo es absolutamente neutral. Él, que no entiende de idiomas, recibe vibraciones (que son nuestros pensamientos o nuestras oraciones) y nos las devuelve, dicen muchos que crecido y multiplicado, según su contenido y en ese mismo tenor.

 

Jesús el Cristo nos dice: “Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado”. Mateo 12:37.

 

Escriben los ministros  Jafolla:

“Dios trabaja con nosotros para traer a nuestras vidas lo que deseamos y esperamos. En Su Mente, hay perfecto bien para nosotros. Dios es el Maestro de Obras, mas nosotros proveemos el plano”.

 

Vemos claramente que nosotros construimos nuestra realidad con nuestros pensamientos y con la expresión de ellos (nuestras palabras).

 

Entonces conscientemente vamos a cuidar nuestros pensamientos, que son como perlas en las ostras de nuestras mentes.



¡Dios les bendice!

 

 

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos