DOGMA

30/05/2016

 

 

Reflexión:
Un dogma es un principio establecido por una “autoridad” como una verdad incuestionable. Deriva de una palabra griega que significa opinión, parecer, creencia, pensar, imaginar, suponer ¿Vas viendo?

Todo esto es un soliloquio, una elucubración, que pudiera estar incluso bien intencionada, pero que nada tiene que ver con la Verdad, (al menos la verdad que debes conocer para ser libre); por tanto son simples leyes, ordenanzas y decretos impuestos por otros, que en un momento determinado quizás pudieran ayudarte, pero recuerda que es un simple adorno, una parafernalia. No pertenece a la vida, sino a una mente con poder de manipulación.

 

Es un paradigma aceptado por las masas, orquestado y establecido en el subconsciente colectivo como un molde sistematizado, proveniente de mitos, leyendas, arquetipos, e inventos, intentando explicar con la mente lo que solo el corazón nos puede decir.

 

El dogma es en realidad una cadena que te aprisiona y te roba la libertad; y el peligro es que ese grillete puede estar bien ornamentado, muy decorado, muy pulido, bello…hermoso…brilloso; ¡pero recuerda que es un vilipendio que te está quitando la libertad!

 

Nos dice Charles Fillmore: “Una creencia que prevalece es que Dios es en cierto modo inaccesible; que solo puede llegarse a él por medio de ciertas ordenanzas religiosas; en otras palabras, un hombre debe predicar una religión, orar en cierta forma y asistir a una iglesia para llegar a conocer a Dios. Pero éstas son tan solo opiniones que han sido enseñadas y aceptadas por aquellos que perciben la letra en lugar del espíritu. Si Dios es Espíritu, el principio omnipresente de inteligencia y vida, Él debe estar a nuestro alcance en la misma forma en que lo está un principio de matemáticas, y completamente libre de formalismos.”

 

Y añade: “Nunca seas formal con Dios. A Dios no le importan las formas o ceremonias, del mismo modo en que a los principios de las matemáticas no les importa la fineza de las cifras o elegancia en las pizarras.”

Se ha observado que la modificación de dogmas religiosos ha sido causa importante y fundamental para la formación de las diferentes denominaciones, cultos y sectas existentes.

 

Voy a enriquecer este tema con un cuento:

Había un  gato que vivía en el monasterio y hacía tanto ruido que distraía a los monjes de su práctica, así que el anciano maestro dio órdenes de atar al gato durante toda la práctica de la tarde.

Cuando el instructor murió, años más tarde, el gato continuó siendo atado durante la sesión de meditación. Y cuando, a la larga, el gato murió, otro gato fue traído al monasterio y siendo atado durante las sesiones de práctica.

Siglos más tarde, eruditos descendientes de aquel maestro, escribieron tratados sobre la significación espiritual de atar un gato para la práctica de la meditación.

 

Rituales que nacen accidentalmente pueden convertirse en creencias absurdas que se traspasan de generación a generación.

 

¿Y tú?

¿Tienes algún gato atado en tu vida?

 

Por aquello de que un dibujo vale más que mil palabras les dejo con un post ilustrativo del daño que puede causar un dogma (nos separan, nos diferencian, nos nace odios, sentimientos de superioridad religiosa, etc.)

 

 

 

Dios les bendice!

 

 

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos