CLAUDICAR

11/07/2016

 

 

Reflexión:

En cierto modo esta reflexión viene a complementar nuestra última publicación, que hablaba de la integridad espiritual. Exponíamos cómo personas altamente realizadas encuentran la muerte en defensa de sus ideales. Hablamos de la probidad como fenómeno espiritual.

 

Esta vez vamos hablar sobre el fenómeno diametralmente opuesto que es la claudicación.

La palabra claudicar procede de “claudus” con el significado de aquel que cojea al andar (defecto del emperador Claudio, también indicativo de su debilidad de carácter).

Es perder vigor o fuerza frente a un adversario. Significa ceder, rendirse o renunciar, generalmente a causa de una presión externa. Y es precisamente lo que hizo el personaje que hoy vamos a estudiar.


Galileo Galilei, fue un científico italiano interpelado por la sanguinaria, temible e ignominiosa institución opresora, la muy mal llamada “Tribunal del Santo Oficio” o “inquisición”, responsabilidad delegada a la “Orden de Los Predicadores” o  “Dominicos” (“perros de Dios”).

Su transgresión o falta consistió en enunciar la comprobación de la teoría Heliocéntrica (confirmó al observar el cielo, con un instrumento nuevo en ese entonces, llamado telescopio, que la tierra giraba alrededor del sol). Ya Nicolás Copérnico, astrónomo polaco, la había formulado 90 años antes.

 

Este en su defensa les decía a sus acusadores y verdugos “tan solo miren al telescopio y comprueben”, pero ellos, los sabedores, los doctores, con todo el poder a su favor; mas no con la verdad, se negaron, la declararon perniciosa para la fe, porque contradecía un viejo dogma, (ver nuestra reflexión sobre los dogmas) nacido de una mala interpretación de “Las Escrituras”, la creencia del geocentrismo (Se pensaba que la tierra era el centro del universo y que todo se movía alrededor de ella, que era el “astro” más importante del universo).

 

 Hoy sabemos que somos un planeta minúsculo e insignificante, perdido en un rincón del vasto universo, que siempre está en expansión, pero humanamente grandioso porque aquí se dieron todas las condiciones para la creación de vida como la conocemos nosotros; y por voluntad divina (Dios), escogido para sembrar la simiente  “a Su imagen y semejanza”.

 

Era solo cuestión de ver y comprobar ¡pero no!, eso atentaba y desacreditaba la postura oficial de entonces. Y había que mantener las apariencias, aún a capa y espada.

Aquel científico se doblegó, y con amenazas de torturas claudicó,  negó públicamente y por escrito su extraordinaria observación para salvar su pellejo (fue condenado a arresto domiciliario por el resto de sus días  y prohibido a hacer ciencia).

 

La comunidad científica de la época (salvo sus enemigos) y el pueblo llano aceptó con beneplácito su modelo heliocéntrico. Pero la religión, como ocurre muchas veces, no estaba a la altura de las circunstancias. Casi siempre está de espaldas a Dios, muy ocupada, creando ordenanzas e infundiendo temor (no amor) a sus creyentes.

 

Se comenta que en su cobardía, murmuró en el mismo estrado “¡y sin embargo se mueve!”

 

Estas historias son narradas con el único propósito de ilustrar los diferentes estados de consciencias en que nos manejamos los seres humanos.

En absoluto es nuestro interés acusar ni condenar.

Simplemente estamos ilustrando una verdad espiritual con una narración real, veraz, histórica y sin distorsión. No queremos dañar ni denostar, pero tampoco ocultar los hechos históricos.

 

 Nuestra conclusión es que mientras un científico descubre verdades, fenómenos externos a él; un místico, un iluminado, o el  hijo de Dios (el unigénito), vive la verdad que es en él. (Y de ser necesario muere por ella). Haciéndose uno con la Verdad.

 

Te pregunto: ¿Estás consciente de la Verdad que en ti mora, o solo estás almacenando conocimiento externo?

 

¡Dios les bendice!

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos