ICEBERG

18/07/2016

 

 

Reflexión:

Todos sabemos lo que es un iceberg (bloque grande de hielo desprendido de un glaciar o de una costa helada que flota a la deriva en el mar) solo una novena parte del volumen total emerge sobre las aguas.

 

Nosotros estamos siendo educados para tan solo ver superficies (esa novena parte). No tenemos ningún entrenamiento para ver lo que hay "debajo del agua" de nuestras vidas.


Esto irremisiblemente nos causa dolor.


Solo tenemos visión para la periferia en la redondez de la vida. No tenemos acceso al centro, al núcleo, que es el terreno de lo incognoscible. Vivir desde el centro, donde descansa la existencia pura, sin mácula, libres de los sucesos del mundo físico, nos lleva al final de este viaje  y nos conduce al inicio de otro nunca antes visto (como diría Pablo “llevado al paraíso, donde oyó palabras tan secretas que a ningún hombre se le permite pronunciarlas”). 2 Corintios 12:4 (DHH)

 

Cuando alcanzamos este nivel de libertad, la vida se hace nueva. Por ello, a la iluminación se le llama certeramente renacimiento.

 

La sociedad te da  muchos anestésicos, pomadas o ungüentos, meros paliativos que aminoran nuestro vacío existencial, como las religiones, el circo (espectáculos) la medicina (una de las industrias más prosperas,  dañinas y lucrativas de la sociedad de hoy)  y también la política (con promesas de cambio) ; pero solo eso, nos adormecen, nos atontan porque "el problema sigue ahí".

 


Eso ha creado generaciones de personas desesperanzadas, amargadas, sin visión de futuro y con un horizonte que pasa solo de oscuro a gris.

 

El éxito es medible por las cuentas bancarias, en la fama y el reconocimiento de artistas, en las proezas deportivas, en los políticos ampulosos y altisonantes muy capacitados en apropiarse de lo que no han trabajado (con salarios abultadísimos) y religiosos encumbrados que viven en nichos partidistas (siempre en el poder) anquilosados a la sombra del encubrimiento y la ceguera de la corruptela de la que también se sirven. Todos estos en contubernio con las causas menos nobles.

¿Te has fijado que artistas se casan con políticos, deportistas con modelos o figuras de la televisión? Nada de esto es casual ¡Dios los cría y ellos se juntan!

 

Pero sucede que esa sensación física, ese estatus social, esa atracción sexual de primera vista y el sentirse como un ganador son, en general, superficies, no centros, razón por la cual solo llenan por un tiempo y luego hay que ir por más…



La buena noticia es que hay esperanzas, hay luz.
Estamos coexistiendo con seres extraordinarios dispuestos a ayudar a producir cambios en las sociedades, verdaderos gurús de la autoayuda, maestros y líderes espirituales que emergen de la política, la religión y las escuelas…porque estamos mezclados “mansos y cimarrones”.

Estos constituyen la sal de la tierra (preservadores de deterioro y conservadores). Significa que son los más valientes, veraces y sagaces, luz del mundo, proporcionando sabor a todo lo que tocan.


Nos dice Charles Fillmore que sal de la tierra son: “Los pensamientos del hombre que comprenden, aman y obedecen la Verdad como Jesús la enseño y demostró.”


Estas personas despliegan ingentes esfuerzos para encaminar almas, y casi siempre lo hacen desde el anonimato, desde el centro. Donde no hay prensa, ni flashes, ni pasarelas, ni cámaras de T.V. (todo esto es periferia).

Son la inmensa masa de hielo que no  apreciamos a simple vista. Y aunque no los vemos son más de lo que creemos o pudiéramos pensar. Su trabajo como agentes de cambios crea un balance favorable para el planeta y sus habitantes, salvándolo de los depredadores y rapaces antes mencionados.

 

¿Y tú, estás mostrando solo un poco del potencial que es en ti?

 

¡Dios les bendice!

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos