LEYENDAS URBANAS

29/08/2016

Reflexión:

Como cronista urbano orientado hacia el espíritu he estado al tanto de un despliegue noticioso que ha recibido mucha cobertura en los medios de difusión escritos y hablados de nuestro país (República Dominicana).


Fue el supuesto hallazgo del cadáver de una niña, declarada hace un tiempo como desaparecida. Lo que generó curiosidad fue el anuncio de que le habían sustraído órganos, supuestamente para comercializarlo en el mercado negro, esta vez el mercader sería una clínica privada de la zona oriental.


La asociación de cirujanos no se hizo esperar y en comunicado explicó que esa era una práctica imposible, por la complejidad requerida para ello.
Lo circunscribió a lo que se denomina leyendas urbanas.
Estas son un fenómeno que no escapa a ninguna cultura o época. Generalmente cuentan historias que nos alertan sobre posibles peligros.

Recuerdo algunas:

 - La persona que después de una noche de juerga despierta ensangrentada en la bañera de un hotel con una cicatriz, testigo de la extirpación de un riñón.

 

- La reina de belleza fallecida en un accidente en la autopista donde pide un “aventón” (autoestop) para llegar a casa.

 

- Los restos humanos de Walt Disney criogenizado, o congelado, hasta encontrar cura y revertir la enfermedad que causó su muerte y traerlo a la vida.

 

Casi siempre, el narrador asegura que los hechos ocurrieron a conocidos o parientes de alguna persona cercana. Por este motivo, en inglés se las conoce también como FOAF (friend of a friend tales: “historias del amigo de un amigo”). Una misma leyenda urbana puede llegar a tener muchas versiones, conforme pasa de un país a otro.

 

La leyenda urbana es una narración con visos de superstición conteniendo elementos sobrenaturales o estrambóticos, que pueden partir de hechos reales pero distorsionados, o imaginados por mentes febriles.

 

En mi pueblo ha circulado la leyenda de "Juana Pichón", esta habría dado a luz, a una tierna avecilla que salió volando por una ventana del cuarto de parto. Ha sido narrada como un hecho real e irrefutable por generaciones. Lo que sí es cierto es el mote o apodo a esta mujer pueblerina a raíz de ese “suceso”. Esto se parece al dicho: “No sé si las brujas existen, pero de que vuelan…vuelan.” Recuerdo vívidamente a mi madre contándonos esa historia muy emocionada  y con su piel de gallina.

 

Nos dice Pablo: “No prestes atención a historias falsas, que la gente inventa. Más bien, esfuérzate por ser un buen discípulo de Jesucristo”. 1 Timoteo 4:7 (TLA)

 

Aunque son historias que no dañan a personas particulares, sí causan estragos a nivel colectivo infundiendo miedo, temor y distorsión de la verdad.

Proponemos la práctica de la integridad como elemento de comunicación, de ser precavidos en difundir mensajes de procedencia dudosa.

 

Charles Fillmore define integridad como: “Unificación y expresión perfecta del hombre como Espíritu, alma y cuerpo.” Es decir de un solo pensar, un solo sentir.

 

Jesús fue bien explícito: “Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede”. Mateo 5:37

 

¿Y tú, promueves esta inicua práctica o te adhieres a la verdad?

 

¡Dios les bendice!

 

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos