ENFERMEDAD


Reflexión:

Nuestra intensión al crear este espacio en la web es para que podamos entender cuan bendecidos somos. Una y otra vez mi propósito es enseñaros a “amarnos a nosotros mismos”, invitándoles a que redescubran sus poderes innatos, su extraordinaria fortaleza interior y su perenne sabiduría. Nuestros enfoques van dirigidos al alma, sabedora de todo.

Sugerimos salvar las barreras y obstrucciones que nos impiden desarrollarnos (herencia de la rancia religión).


A lo largo de mi dilatada práctica espiritual he concluido que la mejor y más efectiva medicina de erradicación de enfermedades es “amarse a uno mismo”.


No soy un sanador. Tan solo promuevo valores para la autoliberación interior.

Por eso esta vez deseo hablar de las enfermedades, sus causas y sus orígenes.


Una enfermedad es un profundo desequilibrio producto de pensamientos inadecuados o perturbadores. Esto aplica incluso para enfermedades medioambientales (contraídas desde el exterior). Una enfermedad bacteriana o viral es el resultado de darle fuerza mental a pensamientos de enfermedad, impregnarnos de temor, hablar innecesariamente sobre ello o esperar a que llegue.


El Antiguo Testamento deja entrever que la enfermedad es causada por el pecado, muy contrastante con el pensamiento de Jesús de que ellas son para “manifestar la gloria de Dios”.

Y ambas no dejan de tener razón. Si tomamos como parámetro que un pecado es un error, una infracción por omisión o por comisión de una ley espiritual. Entonces no hay culpables, solo transgresores de la ley.

La manifestación puede ser la capacidad maravillosa del cuerpo de regenerase y auto sanarse (por un proceso espontáneo o un acto de fe).


La palabra enfermedad significa “falto de firmeza” en latín. La Organización Mundial de la Salud (OMS), la define como: “Alteración o desviación del estado fisiológico en una o varias partes del cuerpo".


Charles Fillmore nos dice que enfermedad es: “Condición inarmónica en mente y cuerpo causada por el pensamiento erróneo. La enfermedad orgánica tiene su origen en la mente”.

Y añade: “El enojo, los celos, el miedo, el odio, la lujuria a menudo causan enfermedades en el cuerpo”.


Muchas veces utilizamos las palabras curar y sanar con la misma intensión, pero existe una gran diferencia entre ambos conceptos.

La curación habla de la desaparición de los síntomas, patologías o enfermedades, está dirigida específicamente al cuerpo físico, a revertir o modificar una condición en el cuerpo. La Real Academia Española nos dice de curación: “aplicar con éxito a un paciente los remedios correspondientes a la remisión de una lesión o dolencia”.

Puede haber recaída porque la causa sigue intacta.


La Sanación es algo mucho más profunda, que involucra las emociones, la mente y el espíritu, refiere a un estado del ser. La sanación es definitiva porque va a las raices o causas del problema.

¿Y tú, te amas lo suficiente?

¡Dios les bendice!

Entradas Destacadas
Entradas Recientes
Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

Síguenos

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle