¡HÁGASE LA LUZ!


Reflexión:

“Y dijo Dios: hágase la luz; y fue la luz “ Génesis 1:3


Se llama luz a una radiación electromagnética que puede ser percibida por el ojo humano. La luz visible es una de las formas como se desplaza la energía. Ella está formada por partículas elementales desprovisto de masa y que se llaman fotones. Por lo tanto la luz es energía.

La Teoría de la Relatividad nos dice que hay una equivalencia entre masa y energía y por tanto donde hay masa hay energía.


Nosotros estamos conformados por células, que son la unidad viva más pequeña que existe. Nuestras células a su vez están construidas de átomos, que son los bloques básicos que componen la materia del universo y considerados la unidad de materia más elemental. Resulta que los átomos son esencialmente energía.

O Sea que los ladrillos con que estamos construidos son puntos de energía oscilando a una alta frecuencia ¡Somos faros de luz! ¡Somos literalmente antorchas!


Entonces de ahí se colige que todo ser humano es un campo de energía que reúne una completa gama de frecuencias.

Nuestro organismo es de naturaleza electromagnética. Sabemos, que la luz es el componente básico del campo electromagnético. Por lo tanto, estamos compuestos por un campo de energías lumínicas. Si tuviéramos la capacidad de percibir con nuestros ojos físicos el verdadero espectáculo de luz que produce un campo electromagnético, podríamos constatar el hecho de que "somos seres de luz" o " tenemos un cuerpo de luz".


Somos mucho más de lo que nos muestran nuestros ojos. Los seres humanos somos energía mesurable, frecuencias de onda en una constante simbiosis.

Las relaciones entre las personas se nutren no solo de acciones físicas directas sino que estamos constantemente absorbiendo e intercambiando energía, que como una danza rítmica entrega y recibe un caudal energético con incidencia en nuestro estado de ánimo y nuestra salud. Y esa interacción es inclusiva a la naturaleza. Es por eso que estar cerca de la naturaleza es a menudo estimulante y energizante para tanta gente.


Es imperativo dejar atrás el clásico enfoque materialista y mecanicista, que fue el paradigma en el que estuvo enrocada la ciencia del siglo pasado.

Hoy es un nuevo amanecer, con una nueva visión que destierra la “materia” y la sustituye por “energía”, desmontando así los poderosos mitos de la medicina y la biología de antaño.


¡Y tú, al igual que yo, somos seres de luz! ¿Lo aceptas?

¡Dios les bendice!

Entradas Destacadas
Entradas Recientes
Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

Síguenos

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle