REGALO DE DIOS

14/11/2016

 

Reflexión:

En las aulas de clases aprendimos de un fenómeno vinculante con la vida que se llama fotosíntesis.

 

Explicado en lenguaje coloquial, la fotosíntesis es la habilidad que tienen las plantas de hojas verdes  (con clorofila) de atrapar y almacenar la energía del sol. Una vez guardada en sus hojas y tallos, al ser ingeridas por el hombre y los animales esa energía es transferida a nuestros organismos y mediante intrincados procesos metabólicos nueva vez la convertimos en energía para movernos, hablar y llevar a cabo innumerables acciones involuntarias como la digestión, los latidos del corazón y el acto de pensar entre otros.

 

¿No te has dado cuenta? El sol es la fuente de la energía vital, es un agente salutífero. La vida solo es posible por el uso de la energía solar que nos proporcionan nuestras aliadas, las plantas ¡Un regalo de Dios!

Al comer carnes de animales sacrificados para esos fines (cerdos, aves, res y otros) solo estamos transfiriendo la energía que aquellos consumieron de plantas y yerbas ¡o sea plantas ya masticadas!

 

Tenemos la capacidad de “atrapar” un poco de energía solar a través de la piel, por la exposición al sol, que sintetiza la vitamina D3. Más no suficiente para vivir.

 

Hasta ahora el hombre ha logrado (mediante los principios de la fotosíntesis) generar energía fotovoltaica (con paneles solares) para su aprovechamiento doméstico e industrial, pero aún no logra convertirla en alimento.

 

En India existen algunos sadhus (santos), que al igual que en la mística cristiana desarrollan la misteriosa capacidad de usar la energía solar para alimentarse sin ninguna necesidad de ingerir alimentos por la boca.

En la hagiografía (estudio de los santos) católica podemos citar a muchos practicantes de la inedia (ausencia de alimentación): Santa Catalina de Siena (Doctora de la iglesia), San Nicolás de Flue, San Macario, San Felipe Neri y Teresa Neumann (laica mística alemana en proceso de beatificación).

 

Deseo dejar a consideración de ustedes este evento entre Jesús y sus discípulos:

 Mientras tanto, sus discípulos le insistían:

—Rabí, come algo.

 —Yo tengo un alimento que ustedes no conocen —replicó él.

 “¿Le habrán traído algo de comer?”, comentaban entre sí los discípulos.

 —Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y terminar su obra —les dijo Jesús—. Juan 4:31 (NVI)

 

¿A qué alimento se refería?

¿Estaba hablando literalmente?

¿O era en lenguaje figurado?

 

¿Y tú, de qué te alimentas?

¡Dios les bendice!

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos