¿URGE EL REINO?

05/12/2016

 

Reflexión:

Jesús predicó un mensaje de mucha urgencia. Dijo que el “Reino de los Cielos”  estaba muy cerca y que era necesario arrepentirse. Tenía un discurso apocalíptico. Predicaba que el fin del mundo vendría inesperadamente.

 

Han pasado ya más de dos mil años y ese “Reino de los Cielos” que Jesús anunció como algo inminente aún no termina de llegar.

 

Para muchos no existen dudas de que estamos en la postrimería: guerras, terremotos, tsunamis, hambruna y muchas otras “señales” están a la orden del día.

 

Me gustaría ponderar la posibilidad de que ese “Reino” anunciado fuera algo interno, algo individual, una realización personal en cada individuo. Recordemos que los judíos fallidamente esperaban un salvador armado, a la usanza de David ¡y aún lo esperan!

 

Porque de no ser así, como proponemos, sus predicciones, sus palabras proféticas de esa inmediatez que hoy por hoy aún no se cumplen, fueron entonces un fracaso.

 

¿Existe la posibilidad de que Su mensaje fuera erróneo y falso? De todo corazón sabemos que no.

Jesús puso a Su gente en vilo ¿Fue un tremendismo de Su parte? ¡Categóricamente no!

 

¿Entonces?

¿Por qué se habrá demorado tanto, el cumplimiento del “evangelio del Reino” cuando Él dijo que su misma generación lo vería?

 

¿Y si nosotros también hemos fallado, como los judíos, en entenderlo? Por eso proponemos que hemos estado esperando ese Reino allá afuera, como algo externo y material cuando en efecto se estaba refiriendo a un reino interno, de ideas divinas, de una revelación personal, de una realización que antes de “la era común” estaba reservada solo a unos cuantos y ahora nos la ponía al alcance de todos.

 

Charles Fillmore nos ilustra al decirnos que el reino interno es “El plano de la consciencia del hombre donde este conoce y comprende a Dios” ¡Esto es realización!

 

Pensamos que hemos quedado cortos, que no hemos estado a la altura del Maestro. Recordemos que incluso sus discípulos que les acompañaron por tres años tampoco lo entendieron. Dudaron, lo negaron, se acobardaron,  y después de su muerte pensaron que todo había terminado, se dispersaron.

 

Tuvo que resucitar para que estos “volvieran en sí”, y confirmarlo en la promesa cumplida de Pentecostés, con el envío del “Consolador”. Así sucedieron las cosas, fue después de la muerte de Jesús que su círculo de doce entendieron sus palabras.

 

¿Y tú, te estás apropiando de Su verdadero mensaje?

¡Dios les bendice!

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos