NIÑO JESÚS

02/01/2017

 

Reflexión:

Este es la segunda Reflexión donde enfocamos el hermoso período que llamamos Navidad.

Hoy hablaremos del 25 de diciembre, que es el evento central de nuestras celebraciones navideñas.

 

Es el día que se conmemora el nacimiento del Niño Jesús.

Rememorar un acontecimiento tan hermoso narrado poéticamente por Lucas, lleno de metáforas, alegorías y relatos conmovedores, es el mejor tributo que podemos hacer a nuestro Señor Jesucristo. Sin embargo hay algunas consideraciones históricas que deseamos tratar.

 

En la Biblia no encontramos ningún referente que relacione el nacimiento del Mecías con esta fecha. Por el contrario, existen indicadores que apuntan a otro período. Lucas pone en el escenario a pastores cuidando su rebaño, cosa que por las bajas temperaturas de invierno no pudo ser, pues era costumbre que estos animales fueran resguardados en diciembre y enero.

 

La razón de Jesús haber nacido en Belén de Judea (además de cumplir con una profecía) fue el traslado de sus padres desde Nazaret de Galilea para empadronarse en un censo ordenado por el emperador romano. Esta medida, muy impopular por cierto, nunca se organizaban en invierno cuando el mal clima arrecia y las vicisitudes harían muy tortuosa esa odiada empresa.

 

Lo que sí es seguro es que muchas religiones politeístas del mediterráneo celebraban desde épocas inmemoriales el nacimiento de sus deidades en esa fecha.

Roma fue un crisol que aglutinaba todas estas creencias y celebraciones. Por ejemplo en el poderoso Imperio Romano la fiesta más popular era el nacimiento de Mitras y del Sol Invictus (Sol Invencible) justo el 24 de diciembre.

 

Aprovechando el arraigo popular de estas grandes celebraciones y para poder afianzarse, la naciente religión cristiana aglutinó expresiones múltiples y variadas (sincretismo) y ya contando con el poder imperial a su favor, incorporó esta fiesta haciéndola suya, borrando todos los elementos solares e imponiendo la iconografía cristiana.

Agustín de Hipona para justificar llegó a decir: “no celebrar al sol, sino a quien hizo el sol”.

 

Personalmente creemos que importa poco la fecha exacta de Su nacimiento y vemos como un acierto la elección decretada por el Papa Liberio en el año 354 para recordar y evocar tan magno evento.

Para muchos, como es nuestro caso, también es motivo de recordar el nacimiento del Cristo, de la luz; de la posibilidad de un despertar a una consciencia de unidad con el Espíritu Universal.

¡Viva la navidad!

 

¿Y en ti, ha resurgido la Navidad?

¡Dios les bendice!

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos