EPIFANÍA

09/01/2017

 

Reflexión:

Este es la tercera y última Reflexión donde hablaremos del hermoso período que llamamos Navidad.

Corresponde hablar del acontecimiento acaecido según la tradición cristiana el 6 de enero, fecha como ya sabemos, sin aval Bíblico: la celebración de la Epifanía o Día de los Santos Reyes.

 

Este es un intento del autor del evangelio de Mateo (única fuente donde se menciona) de establecer, fuera de toda duda, el origen divino de Jesús. Que este niño nacido en un corral de animales era el mismísimo creador del cielo, la tierra y todo el universo.

 

La palabra Epifanía significa aparición, manifestación,  fenómeno o revelación divina.

También puede definirse como una profunda sensación de realización en el sentido de comprender la esencia de las cosas.

Y en este caso se refiere a los signos que recibieron Los Magos  junto al mandato de adorar al “Niño Dios”.

Es una historia muy hermosa apenas mencionada, pero muy arraigada en la tradición cristiana. Cabe destacar que esta celebración es muy antigua, incluso primero que la conmemoración de la Navidad.

 

Según la tradición Melchor, Gaspar y Baltasar siguiendo una estrella que les guiaba llegaron en camellos, trayendo consigo regalos de oro, incienso y mirra. (Tanto los camellos, como  los nombres de los sabios no son datos que aporta la Biblia sino de la tradición oral).

Fue el Papa León Magno que estableció su número en tres.

 

Desde la Edad Media la representación de Baltasar como de raza negra (africano) obedece al afán de la iglesia de universalizar el cristianismo, personificando la adoración de los Magos en los tres continentes conocidos en la época (África, Asia y Europa) como un símbolo de reconocimiento universal del cristianismo como única fe verdadera.

     

Al margen del relato Bíblico esta historia narra un acontecimiento muy real en el marco de la espiritualidad:

El niño Cristo es nuestra pureza espiritual, los sabios de oriente los recursos de sabiduría interna, la estrella es la convicción interior de nuestra filiación divina y los regalos representan la abundancia, la presencia y la eternidad del espíritu.

 

Charles Fillmore nos significa que:

Oro es la riqueza del espíritu, dones espirituales.

Incienso es símbolo de oración, de transmutación.

Mirra representa la eternidad del Espíritu.

La Epifanía marca el cierre del período navideño.

 

¿Y tú, has aceptado los dones de oro, incienso y mirra en esta Navidad?

 

¡Dios les bendice!

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos