JESÚS Y LAS MUJERES

30/01/2017

Reflexión:

La situación de la mujer israelita en tiempo de Jesús era muy precaria, ciudadana de segunda categoría; considerada, en todos los aspectos, como una persona inferior.

No tenía derecho a heredar los bienes familiares; su testimonio no tenía ningún valor en los juicios.

Jesús tuvo una  relación amplia, profunda, y muy especial con las mujeres, a quienes distinguió siempre con una actitud amable, respetuosa y acogedora a la vez, que sentó un precedente importante entre sus seguidores.

En la mentalidad de Jesús las mujeres tenían el mismo valor sagrado que los hombres.

Inició su ministerio atendiendo el pedido de una mujer (Su madre).

 

El Evangelio de Lucas nos refiere,  que al lado de los apóstoles, existía también un grupo de mujeres que lo seguía y eran quienes sostenían económicamente su ministerio:

“Jesús recorría las ciudades. Lo acompañaban los Doce y también algunas mujeres: María, llamada Magdalena, Juana, esposa de Cusa, intendente de Herodes, Susana, y muchas otras, que los ayudaban con sus bienes” (Lucas 8, 1-3).

 

Fue muy amigo de Marta y María de Betania a quien distinguió con un trato afable y familiar siendo asiduo visitante a su casa.

 

Tenemos el caso de la mujer pecadora que enjugó sus pies y cabello con sus lágrimas y los ungía con perfume, y besaba sus pies. (Lucas 7:37)

 

Es conmovedor el pasaje de la mujer sorprendida en adulterio  a quien defendió decididamente, de aquellos que pretendían condenarla.

 

Sostuvo un intenso diálogo con la mujer samaritana en el pozo de Sicar a quien le reveló su identidad confirmándole que era el mesías esperado.

Tuvo una relación muy cercana maestro-discípula con María de Magdala, de quien incluso se piensa fue un apóstol del Señor.

 

Fue a esa misma (no casualidad) a quien le permitió de primero enterarse de la noticia más extraordinaria de todos los tiempos ¡la resurrección! Y la comisionó para informarles a los discípulos de ese hecho.  Cuenta la tradición oral que esto no fue del agrado de Pedro.

 

También intercedió por la suegra de Pedro, la mujer que padecía flujo de sangre, la hija de Jairo,  la sirofenicia y su hija,  la mujer encorvada,  la viuda de Naím, y muchísimos casos más.

¡Jesús fue el verdadero liberador de las mujeres!

 

¿Y tú, valoras Su extraordinario aporte a favor de la mujer?

 

¡Dios les bendice!

 

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos