JOB Y NOSOTROS

20/02/2017

 

Reflexión:

Recientemente publicamos un tratadito (spot)  donde preguntábamos: “¿Eres feliz?" y la verdad que fuimos sorprendidos por la cantidad de personas que contestaron negativamente, muchos incluso, aprovecharon para contar sus historias de desgracia, sufrimientos y “mala suerte”. Los menos comentaron que aún reconociendo sus sufrimientos están dispuestos a ser felices. Pocos afirmaron su felicidad irrestrictamente.

 

Sucede que otro día publicamos algo relativo al amor propio, y fueron demasiados los que comentaron que se trataba de egoísmo y vanidad, lo ven como algo sacrílego, contrario al deseo de Dios de que nos sacrifiquemos y purguemos nuestras faltas.

 

Y es que se nos ha enseñado que es una virtud ser infeliz, por aquello de disfrutar después eternamente en la resurrección. Estos argumentos nos han afectado tanto que cuando vemos a alguien experimentando algún sufrimiento o desgracia inmediatamente lo asociamos como un castigo de Dios; eso hicieron y pensaron los amigos de Job.

 

Nos resulta difícil ser felices, porque lo vinculamos a posesiones, a pertenencias, a números o cantidades y realmente una cosa no tiene que ver con la otra. La felicidad es algo natural, intrínseco a la creación completa.

 

La extraordinaria historia de Job es un canto a la Verdad espiritual, poesía, que explica fehacientemente el fracaso, no como el resultado de una vida de pecados, sino de una vida temerosa, no vivida plenamente, tan solo a medias.

 

¿Cuál fue la verdadera causa de la desgracia de Job?

Veamos sus propias palabras:

 “Lo que más temía, me sobrevino; lo que más me asustaba, me sucedió”. Job 3:25

 

Externamente este personaje Bíblico lo tenía todo, mas internamente temía perder sus pertenencias; temía fallarle a Dios y temía disfrutar de sus bienes. Nos suele ocurrir a muchos, que guardamos y acumulamos  todo cuanto podamos para “enfrentar” la adversidad en tiempos futuros.

 

Tristemente otros reservan bienes inmateriales como afecto, amor, compañía, cuido personal (salud), descanso y esparcimiento “para más tarde”, viviendo como islas flotantes en el mar de la indiferencia y la soledad.

 

Debemos procurar no desarrollar el “síndrome de Job” y vivir la vida en total plenitud, sin temor al mañana: vistiendo nuestros mejores vestidos, usando en la mesa nuestra mejor vajilla, durmiendo con nuestra mejor pijama, y prodigando nuestros afectos por doquier y así estaremos honrando al Espíritu divino que en nosotros mora.

 

¿Y tú, estás viviendo ahora, o esperarás para más tarde?

 

¡Dios les bendice!

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos