CURARSE EN SALUD

06/03/2017

 

 

"ALGO DE MÍ"

CURARSE EN SALUD

 

Reflexión:

Esta es una frase muy recurrente para referirnos tanto a su significado literal como entre líneas, denotando tomar medidas de seguridad y cuidado ante cualquier hecho o acción.

Notamos que es una frase ambigua porque curarse en salud es una redundancia, sería tomar medicamentos sin necesidad. Si estamos en salud ¿para qué medicarnos?  Más bien, lo correcto sería prevenir.


Jesús, en gran manera nos previno contra las enfermedades tanto del alma como del cuerpo.

¿Entonces Su trabajo está destinado solo a unos cuantos menesterosos, indigentes y enfermos que acudían a Él?


Sucede que Su oficio real y efectivamente tiene un alcance global, planetario, a gran escala, porque todos necesitamos sanar diferentes dolencias.

 

¿Leíste bien? No es un tremendismo de nuestra parte. Todos, sin acepción,  necesitamos liberar un potencial de energía sanadora y correctiva que ya es en nosotros, pero que debemos trascender, pues por efecto de un fenómeno que los hindúes llaman Maya (ilusión) que nos arropa, nos hace olvidar a Dios y quienes somos, proveyéndonos de una falsa identidad; y provocándonos una amnesia espiritual.

Llegamos a creer que somos el cuerpo,  que somos nuestros pensamientos, y esto, es una enfermedad.

 

La supuesta realidad “del mal” que percibimos con nuestros cinco sentidos carece de Verdad. Jesús era conocedor de esta dolencia o imperfección en nosotros.

 

Por ejemplo cuando le informaron que su amigo Lázaro murió, Él no creyó, aunque las evidencias eran apabullantes. Y tan solo le ordenó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera!

Cuando fue donde la hija de Jairo (ya fallecida) dijo: “Talita cumi” (“niña a ti te digo levántate”). Y la niña se levantó. 

 

En ambos casos la evidencia física, de nuestros sentidos confirmaba muerte. Pero Jesús vio más allá, vio vida y en consecuencia la hizo nueva vez posible.

 

Cuando nosotros “vemos” escasez, enfermedad, inarmonía, desgracia, sin dudas alguna eso manifestamos; si en cambio vemos el bien que Dios es, a pesar de lo “real” de la situación (según nuestros sentidos), con toda certeza Dios escribirá recto en  “renglones torcidos” estableciendo el equilibrio y disipándose el caos.

 

Ese es el método de Jesús, y la esencia de Su mensaje. No es que lo adoremos, y lo elevemos a un altar y lo declaremos nuestro salvador, sino que lo emulemos, nos levantemos y ayudemos a otros a levantarse.

 

¿Y tú, adoras a Jesús o le crees?

 

¡Dios les bendice!

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos