PAX INTERIUS

20/03/2017

 

Reflexión:

La expresión latina pax interius que en castellano se traduce paz interior, es ese sentido de bienestar emocional y espiritual, esa tranquilidad profunda que nos llega cuando somos capaces de desconectarnos de los pensamientos inquietantes, inútiles o amenazantes.

Se suele identificar con el concepto griego ataraxia (ausencia de turbación).

La paz no es un absoluto, sino una búsqueda permanente.

 

Es simbolizada por una paloma blanca con un ramo de olivo (evocando el episodio del arca de Noé y fue creación de Pablo Picasso).

 

Es  mucho lo que se hace por medio de conclaves, simposios y eventos en todos los rincones del planeta para promover un tema tan álgido, y es tan poco lo que se está logrando.

 

¿Por qué?

Creemos que la paz interior, que la paz personal es la energía vibrante que puede curar al mundo, y que puede producir la paz entre las naciones. Por eso entendemos que la raíz de la paz colectiva, la paz social hay que buscarla en nuestro interior.

 

La clave la encontramos en Mateo 5:9: “Bienaventurados los pacificadores: porque ellos serán llamados hijos de Dios.”

Pacificador en el contexto de Jesús se refiere a aquel que efectúa la paz en su propia alma, porque mientras nos falte la serenidad, no es posible lograr mucho.

 

La falta de paz interior es la causa de casi todos nuestros problemas de salud. Hoy en día tenemos no una epidemia, sino una pandemia por los problemas generados por la falta de paz. Ella se convierte en una realidad cuando trasladamos nuestro centro desde los problemas que no podemos resolver hasta una visión más elevada de compresión.

 

Por lo tanto la paz no es algo a explicar, a entender, sino que emana como un arroyuelo desde lo profundo de nuestro ser. Para nosotros la paz es la compresión de que el Ser Universal lo tiene todo bajo control. No hay que entenderla, solo dejar que fluya. Pablo dijo: “Por nada estéis afanosos… Y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones  y vuestros pensamientos”. Filipenses 4: 6-7

 

Al final de su ministerio Jesús nos dejó como testamento un maravilloso fármaco ansiolítico que hoy deseamos recordártelo: “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mudo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”. Juan  14:27

 

 

¿Y tú, la paz está contigo?

 

¡Dios les bendice!

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos