RAMO DE OLIVO


Reflexión:

Justo la semana pasada acaeció un acontecimiento que cambió la vida de manera instantánea y dramática de una familia de nuestro país y produjo una gran conmoción en la sociedad.


Una dama perdió la vida de forma impactante mientras conducía un minibús de transporte escolar con dos niños a bordo.

La dama fue alcanzada por una bala que iba dirigida a unos asaltantes que antes habían despojado de sus pertenencias a otra señora.

El imputado de homicidio involuntario presenció y quiso impedir la acción delictiva e imponer justicia con sus manos.


Se han escrito ríos de tinta al respecto, se han hablado en radio y televisión horas de comentarios de “patriotas, puritanos y defensores del pueblo” muy interesados en aumentar su rating o índice de audiencia.


Oportunidad y ocasión propicia para políticos de la oposición que suponemos desfilaron y se apersonaron con el interés de poner en evidencia las debilidades del estado ante un flagrante aumento de violencia social e inseguridad ciudadana, convirtiendo esta desgracia en una plataforma para promoción partidaria.


Meditamos en un hecho con posible implicación filosófica, religiosa o espiritual: ¿Qué hizo que esta dama se devolviera a cambiarse los zapatos para estar justo a la hora y lugar exacto en su cita con la muerte?


Fuera del foco mediático nosotros hemos ponderado cuatro cuestiones:

- ¿Por qué la familia tiende un ramo de olivo (símbolo de paz) sobre el confeso homicida involuntario y le exonera de culpabilidad?

Llegando incluso, la familia completa, el esposo y sus cuatro hijas en medio de muestras de dolor, angustia y solidaridad del pueblo, a extenderles un abrazo a los familiares del inculpado.


- ¿Por qué pidieron misericordia para la familia del agraviante, solicitando a la justicia que no fuese procesado?


- ¿Por qué el esposo se limitó a decir que fue una manera cruel de querer hacer justicia?


- ¿Por qué pidió a una sociedad enardecida que dejaran actuar a la justicia?


Pensamos que la única respuesta posible es: un corazón lleno de Dios.

Es necesario ser dueño de mucha calidad humana y suficiente inteligencia emocional para comprender, perdonar y mantener la calma en momentos de grado extremo, y difíciles por demás.

Nos dice la Biblia: “Un corazón apacible es vida para el cuerpo, pero las pasiones son podredumbre de los huesos”. Proverbios 14:30


¿Y tú, has llenado tu corazón de Dios?

¡Dios les bendice!

Entradas Destacadas
Entradas Recientes
Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

Síguenos

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle