ESTELAS EN LA MAR

08/05/2017

 

Reflexión:

Estando de vacaciones y desde la cubierta de un crucero nos pusimos a observar la belleza circundante, pura monocromía azulosa rodeada de un profundo silencio que se rompía por el bullicio, la algarabía humana a nuestras espaldas, de niños y adultos siempre dispuestos a disfrutar al máximo por lo que ya habían pagado.

 

En nuestra observación nuestros ojos se fijaron en la estela dejada por el monstruo de acero a medida que avanzaba hacia un destino.

Inmediatamente hicimos una comparación de este surco, este “camino”, que iba dejando tras de sí. Y entonces pensamos que de igual manera ocurre en nuestras vidas.

 

Al abrirnos paso por la vida vamos sorteando una serie de dificultades que producen montones de efervescentes burbujas, pero si nos mantenemos firmes en nuestro propósito, en la medida que avanzamos, esas agitaciones van perdiendo su efímera fuerza hasta que se consumen completamente y a la distancia en el horizonte vemos como el trayecto transcurrido desaparece completamente, sin dejar huellas.

 

Aquí hay dos cosas a considerar:

-Primero que así como toda embarcación, cada uno de nosotros debe crear su propio camino en “el mar de la vida”. Ningún camino es igual, aunque el objetivo sea el mismo. Como dijera el poeta “haciendo camino al andar”.

 

-Segundo que solo moviéndonos podemos avanzar. Es cierto que estando estáticos no produciremos ninguna estela en nuestras vidas, con sus burbujas y oleajes que incluso nos marean, que todo sería calma y quietud, pero debemos considerar que anclado en el mismo sitio no tendremos ninguna posibilidad de “llegar a algún lado”.

 

El movernos, alcanzar objetivos es esencialmente nuestro destino. Abrahán fue invitado por el mismísimo Dios a moverse, bajo promesa, de que recibiría por heredad una tierra de donde “mana leche y miel”. Éxodo 3:17

 

José (el de Jacob) pasó por una serie de dificultades para luego ayudar a su parentela ante la escasez de su tierra natal. Génesis 45:5

 

Moisés recibió el encargo de reunir de nuevo a su gente para moverse por cuarenta largos años por el desierto hasta finalmente traspasar el río Jordán. Éxodo 34:10

 

Dios también nos está invitando a cada uno de nosotros a movernos hacia la libertad de espíritu, participando activamente de nuestra naturaleza divina. Juan 5:24

      

 

¿Y tú, te estás moviendo hacia tu sueño?


¡Dios te bendice!

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos