CUANDO MENOS ES MÁS

12/06/2017

 

Reflexión:

En occidente se da mucha importancia a la libertad de elección de las personas, sin embargo es una realidad que esto no nos ha hecho más libres ni más felices, sino por el contario más insatisfechos.

Vivimos imbuidos en dos mundos, material y espiritual. “Pero nadie puede servir a dos señores…no puedes servir a Dios y a las riquezas”. Mateo 6:24

 

La vida espiritual es diametralmente opuesta a la vida material. Ambas son esferas diferentes en la creación de Dios, pero solo en un sentido, porque requerimos de la materialidad para alcanzar la espiritualidad. Ambas condiciones suelen interactuar en una misma dimensión aunque ambos renglones son como el agua y el aceite, imposible de mezclar.

 

Fíjense que es necesario ingerir alimentos, recibir educación, usar ropas para la temperatura y casas para guarecernos del tiempo y depredadores, también se necesita de dinero (circulante) hasta para mantener la espiritualidad.

 

Existe una extraña anécdota de que en un momento el gran Nerhu dijo que al estado Hindú le salía bien costoso mantener la simpleza y humildad del inmenso Gandhi (practicar pobreza desde el poder).

 

Más es un hecho que a más materialidad, menos espiritualidad. El desarrollo material suele convertirse en ladrón de la espiritualidad...y también viceversa.

Por eso Juan el Bautista (hombre de intelecto iluminado) dice tengo que menguar para que crezcas Tu (refiriéndose a Jesús el Cristo, el hombre iluminado). Juan 3:30

 

El Maestro Jesús fue muy enfático cuando habló con el joven rico, quien dijo cumplir todos los mandamientos, diciéndole qué debía hacer si quería ser perfecto y seguirle como discípulo.


Para alcanzar el reino de los cielos debemos tener menos:
Enojo, juzgar, egoísmo, ira, temor, intolerancia, etc.
Y más:

Amor, solidaridad, fe, compasión, humildad, aceptación, etc.


La gloria material, el reconocimiento social y una vida moralista tienen poca injerencia en el reino del Espíritu.
 

No hay ninguna evidencia bíblica de que Jesús, nuestro señalador del camino, recibiera alguna placa, trofeo, cena en su honor, o algún reconocimiento público y social, y mucho menos que lo procurara.

Todo lo contrario, fue vilipendiado, injuriado, calumniado y condenado a muerte por blasfemia. (Su único delito fue pronunciar la Verdad, tal como la recibió de Su Padre).


Muchas veces buscamos el reconocimiento social, para sabernos "importantes", sin darnos cuenta que ello no cuenta para fines de récord celestial.
 

¿Y tú, restas para sumar?

 

¡Dios te bendice!

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos