MARTE EL PLANETA ROJO

10/07/2017

 

Reflexión:

Ahora la carrera espacial, dotada de  mejor tecnología tiene un objetivo más ambicioso: conquistar el planeta Marte.

 

Llamado así por los romanos en honor a su dios de la guerra, por simular  sangre. Esa apariencia rojiza se la da el oxido de hierro  o herrumbre predominante en su atmósfera.

 

Como primera fase se han enviado robots inteligentes para determinar su superficie y explorar  la posibilidad de encontrar vida y agua.

 

Es el cuarto planeta en orden de distancia al sol y el segundo más pequeño del sistema solar (su diámetro es aproximadamente la mitad de la tierra). La distancia que nos separa oscila entre 55 y 399 Millones de kilómetros (dependiendo de su órbita al sol). Un año dura 687 días y tiene dos luna o satélites y un viaje se tomaría entre 128 y 308 días de navegación.

 

Su atmósfera está compuesta de altas concentraciones de dióxido de carbono (que lo hace venenoso) y es menos habitable de lo que se pensaba por la formación de un “cóctel tóxico” en su superficie. Pero hay evidencia de que al menos alguna vez hubo vida microbiana. En el 2015 la NASA confirmó la existencia de agua en estado líquido.

 

Mientras tanto, más de 1,300 millones de personas en el mundo vive en área de escasez física de agua (una quinta parte de la población mundial) y 500 millones se aproximan a esta situación. Es incongruente cómo vivimos de espaldas a nuestro planeta y pretendiendo conquistar otros mundos.

Qué ironía lo de buscar vida en Marte ignorando y despreciando la vida en la tierra. Anualmente mueren miles de niños por insalubridad, consumo de agua contaminada y por una precaria alimentación.

 

Esas misiones no tripuladas han costado cantidades fabulosas de recursos económicos y humanos, suficiente para erradicar el hambre y contrarrestar los efectos dañinos al planeta causados por la industrialización como las lluvias ácidas, la polución, el calentamiento global, los gases de efecto invernadero y el smog  (niebla tóxica).

 

El espíritu de estas misiones interplanetarias es "en son de paz", mas aquí abajo (en nuestro mundo) vivimos en constante guerra ¡Gran paradoja! Un adagio explica esta extraña actitud humana como “candil de la calle y oscuridad de tu casa”.

 

Nos hace más sentido la solidaridad humana, vivir en convivencia pacífica, hacer la vida más viable para una convivencia más equilibrada y entonces…y  solo entonces podríamos mirar hacia el cielo.

 

¿Y tú, candil u oscuridad?

 

¡Dios te bendice!

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos