ENTRE LA INCONDUCTA Y LA RAZÓN

24/07/2017

 


Reflexión:

Las personas tenemos una autoimagen buena y positiva de sí mismos. Y eso es muy cierto porque es nuestra potencialidad ¡Somos esencialmente buenos!

Pero sucede que no siempre estamos a la altura de las circunstancias, no siempre estamos dispuestos a expresar ese bien-semilla que fue sembrado en nuestro ser.

Unity nos enseña que todos los seres humanos sin distinción de ningún tipo somos semblantes del bien que Dios es.

 

En una de sus obras Dale Carnegie nos relata el impactante momento en que “Dos Pistolas Crowley” fue atrapado por un contingente policial en la ciudad de New York, y estando mal  herido decidió escribir una carta, donde narra: “Tengo bajo la ropa un corazón fatigado, un corazón bueno: un corazón que a nadie haría daño”.

Sépase que muy poco antes de ser cercado, estando en un parque, disparó hasta la última bala de su revólver, sin mediar palabras contra un policía a mansalva, y como si fuera poco, ensañado, como poseído, le dio un tiro de gracia con la pistola de la víctima.

 

En un comunicado la policía declaró que el famoso delincuente era uno de los criminales más peligrosos en la historia de la ciudad.

 

Crowley fue condenado a la “silla eléctrica” y sus últimas palabras fueron: “Esto me pasa por defenderme”, porque en su fuero interno se consideraba una persona buena, servicial con los demás.

 

Con mucha frecuencia nos ocurre a nosotros. Quizás no empuñamos armas mortales, pero usamos otras tan letales como aquellas.

Cantidades de veces servimos de piedra de tropiezos de otros, criticamos sin piedad, ejercemos un egoísmo mal sano, creamos distancia con el prójimo, y luego vamos a las iglesias a adorar a Dios, ignorando el Dios interno en los otros (Espíritu Santo) y como si nada, como “Dos Pistolas Crowley” nos creemos buenos…¡muy buenos! y nos hacemos llamar cristianos.

 

En un caso reciente en mi país fueron encarcelados más de una decena de políticos con nombres y apellidos sonoros por un caso de corrupción y todos  han jurado ante un juez, una imagen de Jesús crucificado y su mano derecha en la Biblia que son inocentes, a pesar de que existen documentos, pruebas fehacientes y contundentes que los incriminan y de ser poseedores de acaudaladas fortunas hechas en un santiamén.

 

Así es nuestra humanidad. Por eso Jesús, en su eterna sabiduría nos invita a vivir en el Espíritu, donde no hay mentiras ni falsedades.

 

¿Y tú, estás viviendo en el Espíritu o en la inconducta?

 

¡Dios te bendice!

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos