SACERDOCIO: ¿EN CRISIS?

14/08/2017

 

Reflexión:

En estos días la sociedad dominicana se despertó con la extraña y espeluznante noticia de que un sacerdote párroco es sospechoso de la horripilante muerte de un monaguillo adolescente de dieciséis años, a martillazos y puñaladas.


No es nuestra intención acusarlo ni imputarlo por los hechos que se le atribuyen. Más bien queremos analizar, bordeando toda la periferia del caso, porque no nos interesa conocer detalles ni mucho menos incitar el morbo.


Suponemos que este sacerdote entró al seminario un niño o un adolescente. Sin dudas recibió una formación enciclopédica, con profundo conocimiento de los Padres de la Iglesia Agustín de Hipona, Ambrosio de Milán, Jerónimo de Estridón y  Tomás de Aquino que son los ideólogos de la filosofía que sustenta el catolicismo.


Así mismo debió entrar en contacto con la filosofía Aristotélica, que fue el modelo tomado por de Aquino, para “hacer creíble” el catolicismo con el prestigio que gozaba la cultura griega en ese entonces.


Asumimos que en algún momento debió sentir el llamado de Dios y la vocación de servir ¿Cómo pudo desviarse tanto?

¿Qué pasó por su cabeza para que, de ser cierto, hiciera esto?


Dicen los fiscales que el homicidio fue consumado en la Casa Curial, que la escena era algo dantesco, sangre por todos lados, a diestra y siniestra, que este habría cubierto el cadáver con los manteles con los que celebraba la "Santa Misa", profanando ese “santo lugar”


¿Cómo una mente que fue entrenada para amar a la manera de Jesús se puede convertir precisamente en su negación, en una máquina de destrucción? No solo habría roto sus votos de celibato sino que cayó en lo más hondo, en el terreno movedizo de la inmoralidad y enajenación.


Lo interesante es que unos días antes de los hechos acaecidos, este hombre, enfermo...muy enfermo, celebró la "Santa Misa" y realizó bautizos. Cabe preguntar ¿estos actos fueron recibidos en el cielo, o se quedaron en lo mundanal?


La iglesia que lo recibió como madre a un hijo no tiene nada que ver con lo ocurrido, al contrario la embarra, ensucia y la deja mal parada ante la feroz opinión pública.


Una cosa sabemos: Dios lo vio y lo sigue viendo como a su hijo amado, porque “Muy limpios son Sus ojos para mirar el mal…” Habacuc 1:13. Que la sociedad se apiade de este hombre que en gran manera le ha fallado.


¿Y tú, tienes la capacidad y el amor necesarios para perdonarlo?

¡Dios te bendice!

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos