ALTO A LA VIOLENCIA

04/09/2017

 

Reflexión:

Como un volcán en erupción todo el pueblo dominicano se “ha tirado a la calle” en procura de una rápida solución y posible sanción a los responsables de la desaparición de una joven de dieciséis años con cinco meses de gestación.

 

La presión social ha sido tremenda. Este caso ha acaparado la atención del país entero.

Vimos las primeras declaraciones de la madre del imputado autor material (que era su novio), hablando con mucha altanería, con desdén y sobre todo prepotencia, afirmando que hizo lo que haría cualquier madre (inquiriéndole a la periodista si era madre).

Así mismo la abuela del imputado lanzó varios “San Antonio” a los malvados que calumniaban a su inocente nieto.

 

La presión en vez de disminuir seguía aumentando y los organismos correspondientes incrementaron sus esfuerzos, encontrándose con tres cadáveres de adolecentes asesinadas de casos sin resolver.

 

 

El cadáver de la jovencita en cuestión apareció en una finca, en un saco dentro de una maleta. La autopsia reveló su identidad y causa de muerte: “hemorragia uterina con desprendimiento violento de feto y hemorragia cerebral con rotura de cráneo producida con un objeto contundente”.

 

Luego vimos un vídeo donde trasladaban “como caña pal’ ingenio a la madre del imputado a imponerle medida de coerción, con casco y chaleco protectores, seguida de una multitud enardecida que le vociferaba improperios, lanzándole piedras y botellas, llegando esta a sufrir un desmayo.

A estas alturas del caso ya no quedaba nada de la inicial bravucona que desafiaba a la prensa.

 

El estado cesó sus atribuciones de funcionaria de tercera o cuarta categoría y el mismo día su partido político la separó de sus filas. Las feministas han alzado su voz pidiendo una ley de despenalización del aborto.

 

Vamos hacer un enfoque diferente:

¿Cómo es posible que una niña de dieciséis años esté involucrada en sexo, embarazo no deseado y aborto a tan tierna edad? De acuerdo a los informes mantenía esa relación amorosa con el imputado desde hacía cuatro años (o sea que comenzó sus andanzas amorosas a los doce).

 

¿Qué o quienes fallaron?

Solo podemos decir que este lamentable caso es una muestra, un botón, de la descomposición social que ha permeado todos los estratos de la sociedad.

Se han levantado voces afirmando que esta niña es una heroína, cosa que sin dudas es una exageración y tremendismo de algunos. Para nosotros es una víctima de sus propias circunstancias.

 

 

¿Y tú, sientes que como sociedad debemos poner un stop?

 

¡Dios te bendice!

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos