DE CÓMO TRABAJA LA MENTE

11/09/2017

 

Reflexión:

Un amigo estuvo por una semana de vacaciones en la región este del país, un verdadero paraíso, dice él, pero ¿saben ustedes? Su mente, nos confiesa él, estuvo llena, saturada de trabajos pendientes. Por más que quería disfrutar de la belleza natural no hacía otra cosa más que planificar su agenda de trabajo…en los días previos (en el trabajo), estaba inmerso en pensamientos de arena, playa y sol ¿Y entonces?


Es que, como hemos explicado un sinnúmero de veces, la mente nunca está en el presente. Su hábitat natural es el pasado o el futuro, ya que el presente es vivencial, experimental. 

 

Cuando se reintegre a las labores habituales es muy probable que nueva vez les asalten pensamientos vacacionales, porque el presente, para la mente, es solo la línea divisoria entre pasado y futuro, siempre divaga hacia pensamientos ajenos al momento actual.

 

Sin embargo, el cuerpo siempre está presente, respiramos ahora, es imposible respirar lo de mañana ni lo de ayer. Pero la mente se alterna entre pasado y futuro. Eso crea conflictos, separación y es la razón de todos nuestros sinsabores.

 

Este es un fenómeno que tanto los místicos de antaño como los de ahora han conocido muy bien en especial el genio trascendente de Jesús. El mundo fue advertido de este fenómeno por el más excelso Galileo:


“No os preocupéis por el día de mañana…bástele a cada día sus propios problemas”. Mateo 6:34

 

El presente es puro, real, sagrado y lleno de felicidad por sí mismo. Es imposible experimentar el momento presente y al mismo tiempo estar enojados porque vivir plenamente cada instante requiere toda nuestra atención.

 

Como sabemos, todo está en movimiento y para moverse se necesita espacio, si no hay espacio no puede haber movimiento.

 

La mente tiene dos movimientos: horizontal (pasado-futuro) y vertical (presente y hacia dentro).

El movimiento horizontal de la mente no ocurre en el espacio, sino en el tiempo. Y es el movimiento habitual.

 

Entonces, cuando oras o meditas estás anulando el movimiento horizontal de la mente (tiempo). Y a esta no le queda más opción (porque se tiene que mover) que viajar hacia las profundidades de tu ser (movimiento vertical) conectándote con tu Fuente creadora.

Esa es la importancia de la oración y meditación, te ponen a usar correctamente la mente.

 

¿Y tú, estás usando la mente o dejándote usar de ella?

 

¡Dios te bendice!

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos