UNA TIERRA DOS PAISES

18/09/2017

"ALGO DE MÍ"

UNA TIERRA DOS PAISES I

 

Reflexión:

Nuestra isla es muy peculiar. Recibe el nombre de “La Española” y su pequeño  territorio es compartido por dos naciones, República Dominicana y República de Haití.

Conformamos dos pueblos muy diferenciados en cultura, raza e historia.

La ignorancia de muchos, sobre todo los países llamados “del primer mundo” es tan proverbial como interesada con relación a la sociología e idiosincrasia de ambas naciones.

 

Haití tuvo su período de gloria económica y militar, cosa que aprovechó para subyugar la parte oriental de la isla (lo que luego sería República Dominicana) instalando un gobierno defacto por 22 años consecutivos.

Hoy día por los azares de la vida, Haití es el país más empobrecido de occidente y ocupa uno de los primeros lugares en ese renglón en el mundo.

 

Ellos han depredado su tierra, sus ríos (flora y fauna) y sus montañas, haciendo un daño casi irreversible a su biodiversidad. Apenas algo menos del 2% de su territorio conserva bosque, provocando que su economía sea 800% más pequeña que la economía dominicana.

 

La divergencia y disparidad es notoria en la frontera, una de la de mayor contraste en el mundo caracterizado por una alta presión migratoria. En estos momentos son un estado fallido, sin ejército, ni instituciones gubernamentales que funcionen.

 

Impulsados por la miseria se han visto en la necesidad de salir de su territorio. Tienen dos maneras de hacerlo, por mar (hacia Cuba, Puerto Rico, Miami u otras islas del Caribe). Van indocumentados y de ser avistados son repatriados ipso facto a su lugar de origen.

 

Cuando cruzan la frontera (en contubernio con ciertas autoridades que se ha enriquecido con esa práctica) se les recibe con cierta hospitalidad, tolerancia, o al extremo con indiferencia por parte de los dominicanos. Son mantenidos por el frágil sistema económico dominicano, en sus hospitales (las parturientas “cruzan” a dar a luz). Es frecuente verles en escuelas, asilos, y pedigüeños en las principales avenidas de la ciudad. 

 

En principio eran migraciones controladas mas ahora es un fenómeno exorbitante, algo casi fuera de control.

 

El pueblo dominicano ha sido muy tolerante y solidario (y los gobiernos muy permisivos) con nuestros empobrecidos vecinos, diría que más de lo que podemos, tomando en cuenta su aversión histórica hacia nosotros.

Quizás por eso y muchas cosas más somos un pueblo bendecido y protegido por Dios.  

 

¡Que viva la República Dominicana!

 

¿Y tú, te has dodo cuenta de esta segunda y pacífica invasión haitiana?

 

 

¡Dios te bendice!

 

Please reload

Entradas Destacadas

Seminario: Metafísica en la Biblia

May 9, 2019

1/10
Please reload

Entradas Recientes

November 11, 2019

October 23, 2019

October 29, 2018

October 22, 2018

October 15, 2018

October 8, 2018

October 1, 2018

September 24, 2018

Please reload

Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle

Síguenos