ESCRITO EN PIEDRA




Reflexión:

Las personas, en su mayoría, cuando afirmamos o escribimos algo solemos mantenerlo “aunque nos trague la tierra” por aquello de que “tenemos que honrar nuestra palabra”.


En tiempos de nuestros abuelos y bisabuelos (donde había una alta tasa de analfabetismo) los negocios se solía hacer verbalmente y salvo algunas excepciones, esto se cumplía al pie de la letra (como si fuera “palabra de Dios”). Incluso esa palabra se mantenía honrada por generaciones.

Hubo un filósofo griego llamado Heráclito, que pudo darse cuenta de que las cosas están en constante cambio, que nada estaba estático, que todo está sujeto a en constante fluir.


El Maestro Jesús era sabedor de este hecho y Su doctrina (si es que la hubo) se circunscribe a la necesidad de cambiar y de vivir cada momento.


Tomemos como referencia a la ciencia quien afirma algo de acuerdo al entendimiento y los medios disponibles del momento, para más tarde, con una comprensión más amplia y medios más avanzados, reformulan, cambian y contradicen lo que antes dijeron ¡sin tapujos!


Muchas veces en nuestra vida ordinaria, en el transcurrir de los días, decimos cosas que, en poco o mucho tiempo, las circunstancias, el entorno, o los protagonistas cambiaron, por lo que bien procede hacer ciertos ajustes, pero el temor y la autocrítica nos lo impide “porque ya lo dije”, y a nadie le gusta retractarse.

Esto no es una falta, no es un error, no es una debilidad y mucho menos una irresponsabilidad ¡Es que sencillamente la realidad actual es otra!


Las únicas palabras escritas en piedras son las Verdades filosóficas y las espirituales, que son inamovibles, eternas, y siempre frescas.


En el pronaos del templo de Apolo en Delfos se escribió en bajo relieve sobre sus piedras el aforismo: “Conócete a ti mismo”.

No en vano las “Tablas de la Ley” o Decálogo entregadas a Moisés, conteniendo los diez mandamientos de Jehová a Su pueblo de Israel estaban escritas sobre piedra. Aquí hubo razones metafísicas. Pues para la época ya existía la escritura sobre papiro (una especie de pergaminos de papel) y también sobre pieles de animales.


Por supuesto existen compromisos contraídos como deudas económicas y otros que requieren rápida atención y muy buena memoria. No sabemos en qué lugar y sobre cual roca se esculpió: “el fuego y las deudas se atienden con prontitud”.


¿Y tú, eres flexible o cristalizado?

¡Dios les bendice!

Entradas Destacadas
Entradas Recientes
Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

Síguenos

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle