JUGAR CON FUEGO


Reflexión:

Es innegable que en todas las iglesias se congregan personas muy dispuestas a cooperar con tiempo, talento y tesoro prestando un maravilloso servicio en las mismas.

Se dice que honrar, honra y muchas veces estas personas son reconocidas en las iglesias. Nos parece muy bien ¡excelente!


Existe un punto muy fino, muy delgado, donde esta práctica se convierte en lisonja, que puede pasar de algo sano a algo peligrosamente embaucador, y fraudulento originando una división entre los congregantes.


Hace que se crean “anillos” alrededor de las autoridades. El mayor peligro de todo esto es el ego que le insufla a estos “servidores”, cual vejiga a punto de explotar, desviándolo del verdadero propósito de servir y amar ¡Muchos explotan!

Es oportuno recordar que no todas las almas están en el mismo nivel de desenvolvimiento espiritual, unas a un ritmo y otras a otro.


No recuerdo, ni conozco ningún pasaje Bíblico donde el Maestro galardona a alguno de sus discípulos en comparación con los otros.


Es penoso ver “la lluvia de bendiciones” que recibe un buen contribuyente económico, olvidándose lo relativo del verbo dar, porque a veces menos es más, y Jesús estaba bien consciente de ello. Te invito a repasar el episodio de Jesús y la anciana. Marcos 12: 42-44

Jugar con fuego puede quemar.


Que sanen todas tus relaciones.

¡Dios les bendice!

Entradas Destacadas
Entradas Recientes
Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

Síguenos

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle