LUZ, DULCE Y FLORES


Reflexión:

Habiendo completado una nueva vuelta, con la tierra como medio de transporte, alrededor del sol, que los humanos llamamos un año, hemos recibido muchos parabienes. De todos lados lluvias de bendiciones han caído sobre nosotros.


Hubo un detalle en particular que nos atrapó por completo, transportándonos al extraordinario mundo de realidad e imaginación como un binomio perfectamente entrelazado.


Mi amada esposa, o mejor aún, compañera de vida, colocó en el escritorio de mi oficina un hermoso platito blanco de porcelana conteniendo una pequeña luz, un frasquito de mermelada y una hermosa flor, todo en una armonía perfecta y me dijo: “Te doy luz para que recuerdes que eres Espíritu, semejanza de Dios, dulzura para que saborees tu vida y una flor para que tengas motivos para vivir”.


De inmediato este hecho nos despertó al reconocimiento de la infalible verdad de que somos cuerpo, mente y Espíritu, única manera de poder expresarnos como vida en este plano de las formas. Nos atrapó por completo.


Hicimos una introspección, a modo de meditación para dar gracias a Dios a medida que conectábamos por medio de la imaginación con la fuente dadora de vida.

Y fue amoroso volver a la faena del día recordando mi luz, procurando dulzura y teniendo motivos para vivir.


Que sanen todas tus relaciones.

¡Dios te bendice!

Entradas Destacadas
Entradas Recientes
Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

Síguenos

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle