¡RESUCITÓ!


Reflexión:

Ayer conmemoramos la Pascua de Resurrección. Es el evento más crucial y determinante del Cristianismo. Pablo llegó a afirmar: “Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe”. 1 Corintios 15


Vamos a tratar el proceso interno-espiritual que se lleva a cabo en nosotros el “domingo de Resurrección”.

Resulta que los pensamientos materializados, interesados y egoístas en nosotros, amotinados en turbas deciden llevar a nuestro pensamiento divino, puro y correcto (Cristo-la Verdad) a un juicio sumario, acusándolo de blasfemia. El juez, que no es otro que el ego (lo falso, lo oscuro), condenó a la luz (Verdad) a flagelación, humillación y crucifixión.


El Viernes Santo se consumó la crucifixión, pero el domingo, ante la incredulidad de los pensamientos más cercanos a la Verdad (doce apóstoles) se pudo comprobar la noticia llevada por la intuición (María Magdalena) de que la Verdad no había muerto, o mejor aún, sí murió, mas ¡resucitó!


La lección es que ella nunca muere, no importa la muchedumbre de pensamientos anómalos y distorsionantes. Se puede pretender acallarla, matarla, pero tarde o temprano resplandece porque su esencia es luz.


Afirma en silencio: “Elijo liberarme y dejo de castigarme por lo que me hice…e hice a los demás.

Saco de mi cuerpo, de mis células y de mi espacio personal las energías de baja frecuencia relacionadas conmigo. Las bendigo, las suelto y las dejo ir”.


Que sanen todas tus relaciones.

¡Dios te bendice!

Entradas Destacadas
Entradas Recientes
Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

Síguenos

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle