LA VOLUNTAD DE DIOS


Reflexión:

Vamos a tratar un tema neurálgico que lacera “las enseñanzas” cristianas tradicionales.

Se trata de “la voluntad de Dios”. Es normal que la estemos incluyendo en nuestras oraciones y preces diarias.


Cierto que Jesús la incluye en la “oración de oraciones” (El Padre Nuestro). El Maestro no se estaba refiriendo a que tenemos que esperar una especie de permiso o anuencia de algún ser sabihondo y envejecido que medalaganariamente decide si sí, o si no. Sino mas bien, poner a un lado nuestro ego y dejar actuar nuestra parte divina.

Realmente el Universo no funciona así ¡Así no son las cosas!


Ya Dios creó lo que tenía que crear y nos puso al frente de la creación: “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera”. Génesis 1:31. Aquí comprobamos la anuencia, el permiso de Dios para nosotros cocrear. Por tanto la voluntad de Dios es nuestra propia voluntad ¡No otra!


Y más adelante leemos:

“Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo”. Génesis 2:2

De su parte ¡Ya todo está consumado! Ya Dios hizo lo que tenía que hacer. Él NO dejó la creación a medias ¡Ya todo está hecho, solo esperando a que nosotros nos apropiemos!


Todo existe en el mundo de las ideas divinas (en la Mente Dios) esperando nuestro accionar.

Dijo Jesús: “Hasta ahora mi Padre trabaja y yo también trabajo”. Ya el trabajo de Dios es descansar y deleitarse de su creación (lo dice la Biblia) y el de nosotros es actuar.


Que sanen todas tus relaciones.

¡Dios te bendice!

Entradas Destacadas
Entradas Recientes
Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

Síguenos

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle