EL AMOR TODO LO PUEDE



Reflexión:

Muchas veces tenemos el compromiso de ser buenos padres, buenos hijos o buenos amigos, por algún nexo que pudo haber existido en el pasado, algo surgido en el presente, o una atadura de tipo consanguínea (para hacer cumplir aquello de que la sangre pesa más que el agua).


Este tipo de sentimiento es positivo, es correcto y plausible, sin embargo espiritualmente su aportación, es casi nula, carente de valor, diríamos que neutral, porque al fin y al cabo, ni suma ni resta.

Nada hecho desde la óptica de la “obligación o el deber” va más allá que del hecho en sí, a lo sumo un estado de realización egoísta (y pasajero) del deber cumplido.


En cambio, hacer todo lo antes descrito, pero bajo el fundamento del amor, es otra cosa, se abren dimensiones desconocidas, contactamos emociones sublimes (no de este mundo) capaces de mover, transmutar y disolver cuestiones del alma y del cuerpo alojadas en la mente subconsciente (nuestro disco duro).


Bien nos dice Pablo “El amor todo lo puede…” Parecieran simples palabras, poéticas palabras, filosóficas palabras, pero el significado de ellas encierra eso y mucho más, siendo posiblemente la más alta realización de Pablo. Es su testamento para todos nosotros.


Si logramos asimilarlas y comprenderlas estaríamos cumpliendo con la invitación más encarecida del Maestro de Galilea “amar al otro como a ti mismo” y por demás observaríamos la Regla de Oro: “Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos”. Mateo 7:12


Y es que el amor cura, bendice, multiplica, engrandece y restaura todo lo que toca ¡Pruébalo y verás!


Que sanen todas tus relaciones.

¡Dios te bendice!

Entradas Destacadas
Entradas Recientes
Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

Síguenos

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle