CIRCULO DE AMOR


Reflexión:

Fuimos invitado a un servicio del rito católico (misa) que sería oficiado por un sacerdote muy locuaz, cuyas prédicas son muy aplaudidas por su feligresía. Ciertamente muy entretenida, con abundantes chistes y ocurrencias graciosas. La verdad parecía más un “Stand up comedy” que una misa, a no ser por el ritual sagrado de la transubstanciación ¡Ostia!


Una vez terminada, y buscando nosotros la salida, fuimos embestidos y arropados por una multitud efusiva y llena de algarabía, amigos de la parroquia deseosos de saludarse, abrazarse, compartir algunas palabras de aprecio y sobre todo dejarse ver y observar la “pinta de domingo”.

Todos se abrazaban felizmente, mientras me empujaban, zarandeaban y pisoteaban (por supuesto inadvertidamente) porque no sabemos cómo, pero nos volvimos invisibles.


Es fácil querer a quien te quiere. Más complicado es querer a quien no te quiere, difícil a quien es desconocido para ti, e imposible a tu enemigo.


Sin embargo Jesús nos dice: “Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen”.


Inclusive para Él esto es una condicionante para reclamar la Paternidad celestial: “para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos”.


Y luego razona: “Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis?”


Y nos advierte: Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más?


Y entonces nos hace una contundente invitación: “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto”.


¿Te das cuenta que ser cristiano es mucho más que ir a una iglesia?

Que sanen todas tus relaciones.

¡Dios te bendice!

Entradas Destacadas
Entradas Recientes
Mantente actualizado. Suscríbete a nuestro boletín semanal

© 2015 Rafael Inoa

Síguenos

  • Facebook - Black Circle
  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Google+ - Black Circle